Coronavirus
Dra. Carmen Navarro

Dra. Carmen Navarro

Mecanismos Moleculares que Explican Porque la Megadosis de Vitamina C Disminuye la Capacidad Infectante del Coronavirus

Coautores: Vanessa A. Navarro (estudiante de odontología), Dr. Alejandro Capellino, Tomas A. Capellino (estudiante de medicina).

Es bien sabido que la vitamina C, gracias a su acción antioxidante refuerza las defensas celulares. Uno de sus principales mecanismos de acción se basa en combatir el Estrés Oxidativo eliminando los Radicales Libres De Oxigeno que se van acumulando dentro de las células y quienes a su vez estimulan un proceso inflamatorio local, causando un daño mitocondrial que conduce a muerte de la célula, lo que se puede traducir como envejecimiento celular.

Existen muchas controversias sobre cuál debe ser el tratamiento ideal para el Coronavirus, particularmente el Covid-19. En este artículo de revisión nos ocuparemos de los mecanismos a través de los cuales la megadosis endovenosa de vitamina C, ayuda a los pacientes que están sufriendo esta enfermedad y como puede actuar de manera profiláctica.

Antes de hablar de la Vitamina C, hagamos una breve reseña de los Virus SARS y el SARS-COVID-2.

Familia de los Coronavirus

Son una familia de virus conocida dese finales del siglo pasado, tenían una baja patogenicidad y causaban infecciones respiratorias leves. En el siglo XXI, estos virus han adquirido una mayor patogenicidad, y han ocurrido dos grandes brotes epidémicos: (1)

SARS-CoV (beta), originado en China en el año 2002 y causo 8096 infecciones en 32 países con 774 muertes, su tasa de letalidad fue del 10%.

NERS-CoV (beta), originado en el Medio Oriente en 2012, se reportaron 2494 casos en 27 países, y se registraron 858 muertes, su tasa de letalidad fue del 35%. (2)

El reservorio natural de los Coronavirus son los murciélagos quienes usan un mamífero intermediario para transmitir la infección al hombre. (3-)

A finales de noviembre del 2019, aparece un nuevo Coronavirus el SARS-CoV2, originalmente llamado COVID-19 en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan China, y cuya característica principal es que tiene una tasa de infectividad o Ro de 3, es decir, la más alta de todas las infecciones registradas por coronavirus. A diferencia de los otros dos, la transmisión es de humano a humano por medio de gotas de saliva o fluidos nasofaríngeos, el virus puede sobrevivir en superficies por varias horas, permanecer en el aire y se transmite no solo en la fase sintomática, sino también en la presintomática en un 50%, y en menor porcentaje en la post sintomática. (4), (5).

Características De El Virus

Es un virus con un genoma de 32 mil pares de kilobases, posee una transcriptasa inversa con la capacidad de hacer copias incorrectas y llegar a tener una tasa de recombinaciones de hasta el 25%. (6)

Posee una forma de corona externa dada por unas glucoproteínas o espículas que son muy maleables y tolera altas tasas de mutación, de delección y de inserciones con su receptor.

Desde el punto de vista filogenético, este es un virus completamente distinto a los otros, el genoma del SARS del NERS y del SARS-CoV-2 es muy similar, lo más importante es que posee una serie de proteínas estructurales, de genes y muy particularmente, el llamado gen S que es quien sintetiza la espícula o glucoproteína encargada de buscar el receptor celular cuando infecta al ser humano. (7)

¿Cuál es el receptor para los virus SARS-Cov-2?

El receptor por excelencia del SARS-CoV-2 es el receptor de la Enzima Convertidora de Angiotensina II ACE2 las cuales se encuentran en los vasos sanguíneos, el corazón, los riñones y los pulmones entre otros.

Pero el SARS-Cov-2 tiene especial afinidad por los ACE2 ubicados a nivel del alveolo pulmonar. (8)

El Corona virus es un virus ARN monocatenario positivo, porque posee la misma polaridad de la célula huésped (virus ARNmc+ o virus (+)ssRNA en inglés), una vez que su proteína de superficie se acopla al receptor de la ACEII, y debido a que su genoma posee la misma polaridad del ARN celular , es endocitado y se inicia la síntesis proteica usando la maquinaria de traducción de la célula huésped, siendo capaz de codificar la ARN replicasa y una ARN proteasa que comenzara a realizar copias del virus sin pasar por el control del ADN, es decir, la replicación del virus se da a nivel del citoplasma y sin control, una partícula viral que se adosa a uno de los receptores de ACE2, e ingresa a nivel del alveolo pulmonar, tiene la capacidad de producir entre 10.000 a 100.000 copias de cada partícula viral.

¿Como podríamos detener la capacidad infectante del virus?

Como hemos mencionado anteriormente, una de las mayores herramientas de este virus, a parte de ser un virus monocatenario positivo y poseer una transcriptasa inversa que le permite hacer múltiples copias y mutar, es su glucoproteína de superficie, la cual es un polisacárido, liposoluble y con una afinidad covalente por los receptores ACE2, especialmente los del pulmón.

En experimentos IN VIVO como ha publicado el Dr. Eike Steinmann, jefe del Departamento de Virología Molecular y Médica de la Ruhr-Universität Bochum (Alemania), se han recopilado amplios hallazgos de 22 estudios sobre los coronavirus y su inactivación.

Las pruebas con varias soluciones de desinfección mostraron que los agentes basados en etanol, peróxido de hidrógeno o hipoclorito de sodio son eficaces contra los coronavirus. Si estos agentes se aplican en concentraciones adecuadas, reducen el número de coronavirus infecciosos de un millón a solo 100 partículas patógenas. “Por regla general, esto es suficiente para reducir significativamente el riesgo de infección”, apuntan los investigadores y este trabajo es secundado por los recientes estudios publicados el S.P.C institute, que recomienda entre otras soluciones el uso de peróxido de hidrogeno o agua oxigenada para disolver las glucoproteínas de superficie del virus y de esta manera inactivarlo. (9).

Pero, eso es antes de que el virus entre al organismo humano, y antes de que invada al pulmón.

Nuestro estudio se basa en encontrar una solución efectiva para tratar a los pacientes que ya se encuentran infectados por el SARS-CoV-2 y que pasaron a las fases 2 y 3 (neumonías moderada y grave).

Partimos de la idea de que tenemos dos grandes problemas por resolver:

  1. Evitar las complicaciones de los pacientes que se ven afectados por la violenta neumonía acompañada de un cuadro inflamatorio severo agudo, producto de una respuesta exagerada de su propio sistema inmunológico ante la presencia de un invasor que se multiplica desenfrenadamente.
  2. Disminuir la afinidad de la proteína de superficie del virus por los receptores ACE2 O detener la replicación del mismo una vez dentro de la célula pulmonar.

Desde que se inició la infección por SARS-CoV-2 y una vez se decretó la pandemia por la OMS el 11 de marzo de 2020. (10), han sido muchos los esfuerzos a nivel mundial por producir una vacuna y por aportar algún tipo de tratamiento que logre mitigar los síntomas, disminuir las complicaciones y ayudarnos a salvar vidas.

Existen varios protocolos usados con muchas bases científica y algunos con mejores resultados que otros.

Nos ocuparemos básicamente de los resultados obtenidos en cientos de pacientes, en decenas de países con el tratamiento a base de megadosis de Vitamina C endovenosa. (11), (12) y (13).

El 3 de marzo, el gobierno de China publica un artículo, donde ellos manifiestan haber sacado a más de 300 pacientes en neumonía fase 2 y 3, con el uso de megadosis de vitamina C endovenosa a una dosis de 100 mg por kilo de peso/día y que en los casos más severos llegaron a usar una dosis de hasta 200 mg/kilo/día, dicho documento fue aprobado por la OMS. Y posterior a ello ha sido utilizado por varios países que hoy se encuentran afectados como es el caso de Estados unidos en varios hospitales de Nueva York, Italia, y España. (14).

¿Pero, porque la vitamina C podría ayudar a mejorar la neumonía producida por la infección con SARS-CoV-2?

Linus Pauling, premio Nobel de química en 1954, quien dedico su carrera al estudio de la Vitamina C, ya había sospechado de sus propiedades antioxidantes. Pero no conocía los detalles de las recciones químicas, que fueron descubiertas poco después. El ascorbato o ácido ascórbico componente principal de la vitamina C, puede reaccionar directamente con el peróxido de hidrogeno (agua oxigenada) y transformarlo en moléculas de agua inofensivas para el organismo, en lugar de los peligrosos radicales libres. Lo novedoso, es la manera en cómo el ascorbato combate la formación de esas moléculas potencialmente nocivas en los tejidos sanos, pero en los tejidos dañados, como por ejemplo en el cáncer o células invadidas por parásitos o virus, el efecto es más bien prooxidante, comportándose como un donador de protones al medio que terminan favoreciendo la formación del peróxido de hidrogeno en las células alteradas, sin dañar su ADN y una vez estas se recuperan el ciclo se invierte. (15).

Sabemos que la infección producida por este virus, también conocido como SARS-CoV-E por las caracterizas de su proteína envoltoria o de membrana, una vez endocitada, es capaz de alterar la permeabilidad a los iones de calcio dentro del alveolo pulmonar, modulando el PH celular, producir un daño oxidativo severo e impulsar la activación de los inflamosomas sistema NLRP3 (Nod-Like-Receptor-Pyrin dominaing containing) (16), . liderados por la super producción de IL-1beta, IL-18 y la IL-133; quienes responden a los patógenos exógenos y mediados por los PAMPS (Señales de patógenos asociados a señales celulares) y son los responsables de las consecuencias inmunopatológicas de la enfermedad severa en los órganos afectados.

La Vitamina C en megadosis endovenosa tiene la capacidad de modular la expresión de los NLRP3 (16) disminuyendo de esta manera esa respuesta inflamatoria tan exagerada por parte del sistema inmunológico quien termina por aumentar una inmensa cantidad de sustancias inflamatorias en el pulmón que llenan de líquido todos los espacios donde debía haber aire y el paciente termina ahogándose, sintiendo que lo que realmente lo mata, es la dificultad para respirar y la marcada fibrosis que destruye a sus pulmones por el exagerado proceso inflamatorio.

Neutralizando La Proteína De Membrana Del Virus Y Disminuyendo Su Afinidad Por El Receptor Ace2

El segundo punto a tomar en cuenta sobre cómo podría actuar la megadosis de vitamina C endovenosa en estos pacientes, se basa principalmente, en tratar de propiciar un ambiente que sea capaz de neutralizar la afinidad de la proteína de membrana del SARS-CoV-2 por el Receptor ACE2 , sabemos que el virus se une de dos maneras a su receptor: una unión covalente a la partícula S1 del receptor ACE2 y una unión química a la subunidad TMPRSS2 del mismo receptor quien es el que le permite ser endocitado. Una de las principales señales bioquímicas requeridas para que el virus sea endocitado, es que el microambiente de la subunidad TMPRSS2 se encuentre en un PH ácido, la megadosis de Vitamina C, es capaz de alcaliniza el medio, disminuyendo de esta manera la capacidad de la célula pulmonar de fagocitar el virus.

Anteriormente comentamos que uno de los compuestos que se ha demostrado In Vivo que neutraliza la proteína de superficie del virus es el peróxido de Hidrógeno.

En un estudio realizado por científicos del Centro Médico de la Universidad de Kansas (EE.UU.) Parece que el mecanismo de acción de la vitamina C endovenosa en pacientes con cáncer quienes mejoraron luego de la terapia, es la formación de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) en el tejido intersticial del tumor, con lo cual se destruyen muchas células tumorales, pero este peróxido no se forma en la sangre y así se evitan efectos secundarios en el resto del organismo. Otro posible mecanismo de acción es la modulación inmunitaria de las células tumorales, produciéndose apoptosis (suicidio) de las mismas y disminuyendo la expresión de mediadores de la inflamación. (17).

Un dato importante que se recoge en el trabajo de grado de Netto. (15), Químico Brasileño, no solo reveló la nueva función del ascorbato, sino que también demostró que la reacción no solo se presenta exclusivamente en humanos. También ocurre en ratones, plantas, drosófilas (mosca de la fruta) y bacterias. En el caso de los protozoarios Plasmodium Falcipaum y Tripanosoma Cruzi, causantes del Paludismo y el mal de Chagas, las células defensivas envuelven al parasito y lo bombardean con radicales libres de forma letal. Esto aún está en estudio, pero es un interesante punto a considerar, ya que se pudo observar que al aumentar la cantidad de ácido ascórbico en células infectadas con el parasito, estas aumentaban su cantidad de radicales libres y de peróxido de hidrógeno quizá para usarlo como una barrera de defensa contar el mismo. (15).

Sabemos que el camino hacia la cura total de la enfermedad producida por este virus es algo complejo, pero creemos firmemente en la capacidad que tiene la célula para autoajustar sus recursos e intentar neutralizar a los agentes externos que la agreden.

La insuficiencia respiratoria por SDRA es la principal causa de mortalidad en los pacientes que padecen del COVID-19. Las personas mueren por una respuesta inflamatoria masiva, no por el virus. Una activación masiva de la cascada de citoquinas (SIRS) parece ser la principal causa de muerte. (18).

Quizá la clave para evitar las complicaciones y la muerte de los pacientes está en iniciar un tratamiento temprano de esa cascada de citoquinas. Este fenómeno se da porque al analizar la secuencia genética del ARN del dominio S2 de la proteína de la punta del SARS-COV contiene secuencias HR1 y HR2 que son similares a las de las regiones HRI y HR2 Gp41 de VIH-1. Esta es la razón por la cual algunos centros han decidido utilizar Liponavir/Ritonavir. (19).

Sin embargo, los últimos estudios y reportes de autopsias han descrito la aparición conjunta de dos síndromes:

  1. Síndrome de activación de macrófagos, esta, es una complicación potencialmente mortal caracterizada por: hipercitoquinemia mortal (tormenta de citocinas), con falla multiorgánica.
  2. Síndrome antifosfolipídico, trastorno del sistema inmune donde podemos ver la formación de microtrombos y/o trombocitopenia, en respuesta a una exagerada reacción antígeno anticuerpo y donde observamos una marcada elevación del Dímero D. (20)

A raíz de toda la sintomatología que tienen los pacientes con el COVD-19, y con la finalidad de buscar soluciones, se lanzó la Campaña “Sobrevivir a la Sepsis”, y consistía en la terapia con corticoesteroides a bajas dosis para la “Reversión del Choque”, sin embargo, la OMS, no recomienda el uso de corticoides sistémicos para el tratamiento de la neumonía viral fuera de ensayos clínicos. (21)

La pregunta en este caso es: ¿tenemos otra opción para atacar la tormenta de citocina?, la respuesta es SI, y lo que se está recomendando ampliamente y a nivel mundial son las altas dosis de Vitamina C. (22)

La vitamina C endovenosa se ha convertido en una terapia relevante gracias a su capacidad de actuar básicamente en tres dianas:

  1. Reduciendo la respuesta inflamatoria a nivel de los pulmones al modular el sistema inmune. (23)
  2. Disminuyendo la endocitosis del virus al modificar el PH del receptor TMPRSS2. (24).
  3. Actuando como prooxidante y contribuir a la formación del Peróxido de Hidrógeno que es capaz de neutralizar la proteína de la espícula viral. (15).

Las dosis recomendadas para la vitamina C como antioxidante y antiviral por vía oral es de 3 gramos diarios, esto acompañado de Vitamina D3 2.000 UI diarias, mas zinc 50 mg diarios.

Los protocolos de aplicación de Megadósis de Vitamina C endovenosa sugeridos por los centros de salud en el mundo entero para los pacientes con COVID-19 a la hora de tratar la tormenta de citoquinas y la neumonía es de  20 a 30 gramos diarios, dependiendo de la sintomatología de cada paciente. Sin embargo, antes de aplicar en un paciente una dosis endovenosa de vitamina C mayor de 20 gramos, es vital medir los niveles de G6PD (Glucosa 6 Fosfato deshidrogenasa), debido a que ciertos individuos no reparan el estrés oxidativo y en ellos, al recibir estas dosis mas altas se puede producir anemia hemolítica.

Sabemos que los excelentes resultados obtenidos en miles de pacientes tratados en varios países con la megadosis endovenosa de vitamina C se deben en gran medida a su capacidad de modular la respuesta de los inflamosomas expresados en los NLRP3, sin embargo, estamos convencidos, de que la generación intracelular de peróxido de hidrógeno, así como su papel en estimular la producción del Interferón han sido elementos que suman a la capacidad de la célula para bombardear a su enemigo. La acción donadora de protones de la vitamina C endovenosa como agente prooxidante, le confiere una potente acción intracelular para ayudarlo impedir la activa replicación del virus una vez invade la célula.

Se ha demostrado científicamente, el poder de la vitamina C endovenosa como antioxidante, como agente que contribuye a mejorar el microambiente celular y a mejorar las condiciones para defendernos de daños y de enfermedades. La vitamina C, ha sido un aliado para la curación y prevención de muchas enfermedades desde hace décadas, quizá es el momento de detenernos a mirar con más atención sus propiedades y recordar sus aportes en la medicina.

Hubiese sido imposible pensar, que en el año 2020 la vitamina C sería utilizada como tratamiento antiviral para el covid-19, sabiendo que, en 1934, fue lanzado al mundo, como el primer suplemento vitamínico ayudando a millones de personas a combatir los síntomas de la gripe y el resfriado; esto nos recuerda a las famosas palabras de un actor, dramaturgo y director teatral inglés, que en el año 1904 escribió.

“Todo lo nuevo, no es más que lo viejo, entrando por otra puerta”.

(Arthur Wing Pinero)

REFERENCIAS:

  1. Lai & Holmes. Fundamental Virology, 4 Edition 2001.
  2. www.who.int.
  3. Anthony et al. A strategy to stimate unknown viral diversity in mammals. 2013 mBio.
  4. China CDC Weekly 2020;2:113-122.
  5. Zou 2020, NEngl J Med; DOC. 10 1056NEJMc2001737. Pan2020.
  6. Baric RS, CROI, Boston, MA 2020.
  7. Lu R et al, Lancet 2020; 395: 565-74.
  8. De Wit Nature Rev Microbiol. 2016: Zhou P et al. Nature, 2020 and bioRxiv. 2020.01.22.914952;Yan R et al. Science. 2020.
  9. https://www.lavanguardia.com/vida/20200209/473391211796/coronavirus-persistir-superficie-objetos.html.
  10. (https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/coronavirus-pandemia-brote-de-covid-19-nivel-mundial-segun-oms-1895.
  11. https://lew.ro/scientific-sources-china-treating-coronavirus-covid-19-with-intravenous-vitamin-c/
  12. https://www.nutraingredients.com/Article/2020/03/25/Hospital-turns-to-high-dose-vitamin-C-to-fight-coronavirus.
  13. https://www.newsweek.com/new-york-hospitals-vitamin-c-coronavirus-patients-1494407.
  14. https://www.globalresearch.ca/three-intravenous-vitamin-c-research-studies-approved-treating-covid-19/5705405.
  15. https://revistapesquisa.fapesp.br/es/2007/04/01/mas-de-una-utilidad/
  16. https://www.researchgate.net/publication/305624280_Vitamin_C_inhibits_the_activation_of_the_NLRP3_inflammasome_by_scavenging_mitochondrial_ROS.
  17. https://oncologiaintegrativa.org/la-vitamina-c-y-el-cancer/.
  18. https://currents.neurocriticalcare.org/currents/blogs/currents-editor/2020/03/31/the-spanish-experience-and-insight-covid-19
  19. W. Liu, G.F. Xiao, Y.B. Chen, et al. Interaction between heptad repeat 1 and 2 regions in spike protein of SARS-associated coronavirus: implications for virus fusogenic mechanism and identification of fusion inhibitors. Lancet, 363 (2004), pp. 938-947I.
  20. Ruan Q, Yang K, Wang W, Jiang L, Song J. Clinical predictors of mortality due to COVID­19 based on an analysis of data of 150 patients from Wuhan, China. Intensive Care Med 2020; published March 3. DOI:10.1007/s00134­020­05991­x.
  21. Clinical management of severe acute respiratory infection (SARI) when COVID-19 disease is suspected: Interim guidance V 1.2. (World Health Organization, 2020).
  22. Hernandez A, Papadakos PJ, Torres, A et al. Two known therapies could be useful as adjuvant therapy in critical care patients infected by COVID-19 in press Rev Esp Anestsiol Reanim.
  23. Jeong YJ, Kim JH, Kang JS, Lee WJ, Hwang Mega-dosevitamin C attenuated lung inflammation in mouse asthma model. Anatomy and Cell Biology 2010;43:294-302.
  24. https://www.somospacientes.com/noticias/avances/antivirales-y-vacunas-la-ayuda-para-frenar-al-coronavirus-esta-en-camino/
  25. http://lpi.oregonstate.edu/mic/vitamins/vitamin-C
  26. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-HealthProfessional/
  27. https://www.nrv.gov.au/nutrients/vitamin-c
  28. https://umm.edu/health/medical/altmed/supplement/vitamin-c-ascorbic-acid

Compartir Articulo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Share on whatsapp