CAPACIDAD DEL OVOCITO PARA REPARAR EL ADN ESPERMÁTICO

Por: Dra. Carmen Navarro

Los espermatozoides, en su mayoría traen su ADN (información genética) fragmentado, y es el ovocito quien tiene la misión de corregirlo para poder lograr un bebé sano. Cada vez más, la integridad del ADN espermático es reconocida como una medida independiente de su calidad. La integridad del ADN del espermatozoide es de vital importancia en el inicio y mantenimiento de un embarazo a término tanto in vivo como in vitro. El estudio rutinario del semen no identifica defectos en la arquitectura de la cromatina espermática, es por ello, que en algunas ocasiones, como en caso de pacientes con resultados negativos en los procesos de fertilización asistida, o cuando tampoco se logra un embarazo, o el mantenimiento del mismo durante las relaciones programadas, debemos analizar más exhaustivamente los espermatozoides a través de técnicas más sofisticadas..

Hasta ahora la prueba por rutina que el varón podía realizar para ver su calidad seminal se basaba en un espermatograma donde se analiza entre otros parámetros la concentración, movilidad y morfología espermática.

Actualmente gracias a numerosas investigaciones y estudios sabemos que el tener una buena concentración y movilidad de espermatozoides en el eyaculado no es lo único importante para ser fértil, ya que hay que comprobar que esos espermatozoides tengan capacidad fecundante y que no tengan el ADN espermático dañado.

Para ello, se utiliza una serie de pruebas donde vamos a determinar el % de daño en los espermatozoides, se acepta que, en condiciones normales los espermatozoides presenten menos del 15% de fragmentación y de esta manera las posibilidades de embarazo, atribuibles netamente al varón serán fácilmente superadas por los ovocitos, el problema se presenta cuando la cantidad de fragmentación es mayor, ya que las posibilidades de un embarazo disminuyen drásticamente.

ImagenImagen

La fragmentación del ADN espermático hace referencia a las roturas o lesiones que puede presentar el material genético del espermatozoide. Estas lesiones son proporcionales a la integridad de dicho material, es decir, a mayor número de lesiones esos espermatozoides tendrán menor probabilidad de fecundar ya que han perdido la integridad de su material genético, además; tenemos más fallas de implantación embrionaria y abortos por causa de esta fragmentación espermática elevada

Imagen

Actualmente existen estudios que confirman como el ovocito de la mujer puede reparar después de la fecundación las lesiones que el espermatozoide tiene en su ADN, esta reparación sólo es posible en aquellos casos donde la lesión afecta a una de las cadenas de ADN, Esta función del ovocito se puede observar muy bien cuando se utilizan óvulos de donantes en los ciclos de fecundación in vitro, donde estos ovocitos de mujeres jóvenes reparan el ADN de los espermatozoides de forma más efectiva, aumentando con ello la probabilidad de embarazo, de igual manera, los óvulos de mujeres jóvenes en los procedimientos de baja complejidad como las relaciones dirigidad o programadas y las inseminaciones, aumentaran las posibilidades de éxito a la hora de alcanzar un embarazo, porque su maquinaria reparatoria esta integra hasta la edad de 30 años, después de esta edad, se va perdiendo poco a poco la capacidad reparativa del ovocito.

Imagen

Todo lo anterior, es muy importante que los pacientes lo sepan, debido a que no solo se trata de evaluar la edad de la paciente, y de que el hombre se conforme con un espermatograma que le diga que tiene buena morfología y buena motilidad, la creación de un ser humano es tan compleja, que cada vez la ciencia nos permite conocer más detalles acerca de los procesos que se llevan en el silencio de la fecundación. Quisiera que recuerden lo siguiente: el ADN espermático se encuentra rodeado de unas proteínas llamadas protaminas, estas cubren el material genético del espermatozoide muy bien, y a simple vista podría parecer que está perfecto, cuando el espermatozoide entra al citoplasma o al interior del ovulo para fecundarlo, estas protaminas serán sustituidas por unas proteínas propias de ovocito llamadas histonas, las histonas, son como los detectives que verifican la integridad del material genético de ese espermatozoide y quienes además serán las que lo reparen en caso de venir fragmentado o dañado; que pasa, esas histonas disminuyen marcadamente en los ovocitos de las mujeres con edad avanzada, su nivel máximo de eficacia está por debajo de los 30 años, y a los 35 años, ya se ha perdido el 60% de su integridad. Eso es lo que explica porque en la medida que envejecemos nuestros óvulos pierden la capacidad de reparar el ADN dañado de los espermatozoides.

A continuación les dejo un video de cómo se da la unión de ovulo y espermatozoide para formar un  nuevo ser, espero les guste.
http://www.youtube.com/watch?v=GQpqGQNKiGU

Esta entrada fue publicada en Salud Femenina y Fertilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario