DIABETES E INFERTILIDAD MASCULINA

Depressed man sitting on the edge of bed

Por: Dra. Carmen Navarro

La diabetes es una enfermedad crónica endocrino- metabólica, que paulatinamente va produciendo una serie de cambios y trastornos en múltiples sistemas del organismo; y de estos cambios y daños no escapa el sistema reproductor masculino.

En la mayoría de los casos, y especialmente al inicio de la enfermedad, la diabetes cursa sin la aparición de una clara sintomatología, por lo que muchas veces va avanzando sin ser diagnosticada. El 30% o más de los hombres con diabetes no presentan una clínica característica de esta enfermedad, que generalmente es reconocida por la presencia de las 4 P:

Polidipsia: excesivo consumo de agua, o la presencia de mucha sed, especialmente en las noches.

Polifagia: mucho apetito

Pérdida de peso

Poliuria: que significa aumento en el número de veces que se va al baño a orinar, y esto, especialmente en las noches.

Este 30% de pacientes asintomáticos solo se quejan de cansancio, sueño durante el día, dolor en los músculos, (especialmente en las pantorrillas), depresión o mal humor, cambios de coloración en los pliegues (piel oscura) en cuello, los codos, la entrepierna, entre otros, e infertilidad; y es precisamente al venir a la consulta de fertilidad cuando al hacer la historia clínica, ver sus antecedentes personales y familiares, y al realizar los exámenes de laboratorio, donde muchos de ellos descubren que son diabéticos.

La diabetes impacta directamente la salud reproductiva de los hombres, en quienes se ve disminuida la libido, la producción de esperma, y más aún su potencia sexual. Muchos de estos pacientes tienen además, problemas de sobrepeso.

CAUSAS DE INFERTILIDAD EN HOMBRES CON DIABETES MELLITUS

Básicamente, el aumento en los niveles circulantes de glucosa origina una serie de daños aleatorios en diversos órganos, sin embargo, acá les hare un breve resumen para comprender mejor lo que sucede.

 En el cerebro humano está el Hipotálamo quien produce una sustancia llamada GnRh (Hormona Liberadora de Gonadotropinas por sus siglas en ingles), esta actúa sobre la Hipófisis, en su lóbulo anterior, estimulando la producción de FSH Y LH que son quienes actúan sobre los testículos, y en presencia de Testosterona para producir los espermatozoides o activar la espermatogénesis.

eje hipotalamo-hipofisis-testiculo

En estudios científicos en ratas de laboratorio y en pacientes humanos, se ha podido descubrir lo siguiente:

En los pacientes diabeticos, la baja producción de Leptina y defectos enzimáticos en la carboxipeptidasa hacen que haya una respuesta muy disminuida en la hipófisis para liberar las gonadotropinas FSH y LH en respuesta al estímulo de la GnRh, esto, a su vez esta también asociado a la disminución del riego sanguíneo a nivel cerebral por la vasculopatía diabética, al compromiso en las conexiones nerviosas que llevan el estímulo del hipotálamo a la hipófisis y de la hipófisis al testículo.

La consecuencia es la menor liberación de gonadotropinas, menor capacidad del testículo a responder a estas, por lo que el mismo se va atrofiando o disminuyendo de tamaña, y va perdiendo su capacidad fisiológica de producir espermatozoides, además, se vuelven muy sensibles. Otro aspecto que debemos mencionar, es que la producción de testosterona en los pacientes diabéticos es menor, y que el conjunto de todo lo anterior hace que los espermatozoides tengan más anormalidades de las comunes, sean más lentos y que el ADN, o carga genética en sus vesículas este muy fragmentada; disminuyendo aún más las posibilidades de lograr un embarazo.

Otro aspecto importante en la vida sexual de estos pacientes, la constituye la disfunción eréctil, dada por la vasculopatía y neuropatía diabética que afecta directamente al pene, impidiendo una eficáz erección

Ereccion-Masculina2

Y por último, la eyaculación retrograda, el paciente diabético, enfrenta varios dilemas en su vida sexual y reproductiva, y cuando finalmente logra la eyaculación, se encuentra con el hecho de que siente que saldrá una cantidad mayor de semen a la que realmente logra ver. Esto, es debido a que el semen no es expulsado al exterior, sino que pasa a la vejiga urinaria, esto se explica porque, la uretra, es un conducto que el hombre utiliza tanto para orinar, como para eyacular.

Existe una especie de sistema de compuertas que hacen que cuando sale la orina, se cierran las vesículas seminales, y cuando va a eyacular, se abren las compuertas de las vesículas seminales y se cierran las de la orina. En el diabético, estas compuertas pierden la capacidad de cerrarse, debido a la neuropatía diabética, lo que hace que la misma fuerza con la que el hombre eyacula regrese buena parte del semen a la vejiga, debido a que dicha compuerta no se cerró adecuadamente.

retrograda

 

El hombre, generalmente manifiesta esto en la consulta, sentí que eyacule, pero no salió nada, y también es frecuente escucharles decir que tienen una extraña orina turbia después de eyacular.

Este síntoma de la eyaculación retrograda debe ser evaluado con cuidado, debido a que en pacientes no diabéticos, cuando se presenta puede estar asociado a patologías tumorales de la próstata o del tracto genital en general.

La buena noticia, es que todos los pacientes diabéticos SI pueden ser padres, lo importante es acudir a una consulta especializada de fertilidad y controlar sus niveles de glucosa en sangre.

Tanto la disfunción eréctil como la eyaculación retrograda también pueden ser tratadas y mejorar muchísimo.

Esta entrada fue publicada en Salud masculina y fertilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario